El día que los sueños se cumplen

—————————————–

“Lo que consigues por lograr tus metas

no es tan importante como

en lo que te conviertes

por conseguir tus metas.”

—————————————–

El amanecer del genio

Era un día histórico, así que me desperté antes de romper el alba. Me apresuré para subir al 2º piso y sentarme a desayunar mirando las Torres del Paine en su mejor horario, de 6 a 7 am, esa cundo es roja y morada y naranja y amarilla y blanca. Mi viejo me acompañaba y me hablaba animado como siempre mientras yo me comía una naranja, una tostada con quesillo y pavo, un vaso de jugo y uno de agua y el necesario café de grano, con un trocito de pastel para endulzar el día. Realmente hermoso y esperanzador.

Fotaza de Graciella Zanitti

Rumbo a la gloria

Ademas del chofer de la van y yo iban un brasileño, un norteamericano y una pareja de argentinos, todos los de 60k que estábamos en el hotel. Desde Río Serrano eran unos 30 minutos de camino hasta el lago Grey lugar de Salida de los 60k. El chofer muy simpático nos trataba de hablar, pero un silencio reinaba el interior de la camioneta. Iba perdido en el paisaje pensando, un poco de ansiedad, emoción y nervios, junto con recuerdos de los duros días del entrenamiento en los que este momento parecía tan lejano y yo tan loco. Pero aquí estaba. Momento ideal para leer los mensajes de apoyo de mi familia y escuchar el audio que había grabado de mis amigos con chi-chi-chi le-le-le incluído. LLegamos.

En la guardería del lago Grey la mayoría de los corredores ya estaba calentando, afinando últimos detalles o haciendo vida social. Ya era el momento de caminar hasta la línea de salida, así que nos enfilamos por ese kilómetro de piedrecita negra que tiene el lago grey.

12045257_993074727423022_1577604106039091960_o

Respetos para un grande

12002484_993086347421860_380523515710047279_o

No es necesario decir que la foto es de solo running ¿verdad?

La partida

Estimo que éramos unos 60 corredores los que con un paisaje privilegiado y una cuenta regresiva improvisada siendo las 9:00 am del sábado 26 de septiembre comenzaron a correr los 60 kilómetros del Patagonian International Marathon 2015.

12015189_10153721582334455_6916520200701735897_o

No salgo en la foto, para la próxima hago la gran Colo-Colo ’91

Largué desde atrás por estar grabando la salida. Empecé lento, un paso y luego otro, el sueño estaba en marcha y ahora comenzaba el desafío, el mayor reto deportivo de mi vida. Vamos.

Salí del bello kilómetro y medio de playa con varias piedrecitas en las zapatillas, pero no iba a parar por eso, total se acomodan solas en medio de ese sendero con árboles enormes y antiguos. Atravesamos un puente colgante y pasamos por la guardería donde el terreno cambiaba para mantenerse a lo largo de toda la carrera, era una tierra muy compacta cubierta por un ripio loco, de distintos tamaños y formas.

Manteniendo un ritmo calmo por respeto a la distancia y a lo frío que había comenzado la carrera, sólo me limité a sonreír mirando el paisaje. Perdí de vista a un montón de corredores por delante mío. Empezaron demasiado rápido para mi gusto. Yo no iba a cambiar mi ritmo, no estaba compitiendo contra ellos. Ya cerca del km10 estaba aparcada junto al camino la van de la organización y los fotógrafos que disfrutaban tanto disparando ahí como yo lo hacía corriendo.

Pal face

km10

Pensé que después de los primero 10k terminaría el calentamiento y me sacaría capas, pero eso no ocurrió, por que pese a ser un buen día, el frío de la patagonia me parece particularmente implacable. Aperrados los cabros del pas 8 de hidratación, el primero de la ruta. La idea era básicamente pararme en cada uno de los puntos, picar algo y tirar la talla. El menú: plátano y manzana verde, así que después de masticar algo continué por el camino cuya ruta todavía sería plana por 10km más. ¡Vamos!

km20

Estela – Tractorcito – Pinto – el otro no lo veo –

La administración de conaf es el punto de largada los 42k que comenzaban a las 10:00. Pensé en mi hermano partiendo desde aquí, este es su tercer maratón. Era una linda visión. Ahora quedaba correr un maratón, así que me envalentono tomando un gel de miel, mientras a esta altura ya había comenzado a adelantar corredores, y al igual que en los maratones de ciudad, por mi ritmo me comienzo a quedar solo. Aquí esa soledad es muy distinta. La escala humana es pequeña, mínima y comenzamos a subir, comienzan las cuestas, la geografía empieza a cambiar. Aquí ya la soledad es completa, soy un pequeño punto desplazándose por la orilla de ese enorme 1er lago que aparece en la ruta, es Lago Verde y aparece majestuoso junto a mi, es asombroso, es bello. Sigo subiendo y tengo mejores vistas del lago, me veo mas pequeño y nadie cerca mío por 7k, ¿me perdí? No…. Me encontré. Ahí estoy yo, en donde soñaba.

Cerca del km25 apareció entre la nada el puesto de hidratación. Les comento que me da gusto hablar con ellos mientras tomo otro trozo de plátano, pero lo mismo para comer en todos los puestos ya me empieza a aburrir. Cojo de mi mochila unos higos secos y otros frutos como almendras, maní, castañas, pasas y parto nuevamente con otra gran subida, vamos arriba, vamos, un poco más.

Selfitis - con ese fondo cualquiera-

Selfitis – con ese fondo cualquiera-

km30

Aparecieron otros lagos, coronados siempre al fondo por las Torres del Paine cada vez más cercanas y seguía adelantando corredores no solo de 60k ahora de 42k. Las chicas del pas 5 en Pehoé eran las más simpáticas de la ruta y tenían razón para estarlo, el lugar era hermoso y tenían las comodidades de un camping, baño y hasta un pequeño almacén. Lindo para pasar alguna vez. Mientras me alejaba se me antoja cada ves más algo salado, masticar algo ya sabes, pero el paisaje es demasiado hermoso y pronto se me olvida todo eso. Mis piernas van bien, solo comienzan a endurecerse y antes que empiece a preocuparme aparece junto a mi una gruta de la virgen de lourdes entre las piedras incrustada. Brillaba, fue surreal e inevitable no pensar en mis abuelas y mi madre, así que ahora iban todas conmigo y justo a tiempo ;

Loop Salto grande

Aunque leves, las cuestas no paraban de aparecer y con ellas mas corredores pasaba, al parecer las cuestas son lo mío por que mantengo mi ritmo respetuoso  y sigo adelantando. Veo a lo lejos la partida de 21k y pienso que solo queda un tercio, pero aún es muy pronto. Un desvío a la izquierda para los 60k, venía saliendo un tipo enorme con una sonrisa como la mía y se veía entero, no es mucho el loop pensé, pero ahí apareció otra cuesta enooooorme en dirección contraria a la que venía desde hace mucho rato, nos salimos del camino e ingresamos a un sendero de piedra que bordea un mirador donde se ve y se escucha el salto grande que es otra maravilla más. -fotos- Luego el sendero serpentea entre un bosque de árboles secos y otra subida. Esta ha sido mi parte favorita de la carrera, la más trail y la que al volver al camino tenía el pas 4b con comida caliente!!!! lo que estaba esperando.

A lo gokú me senté y tome sopa y fideos, salame, coca cola y un par de galletas toddy y traté de tirar la talla mientras comía, pero justo alguien se estaba retirando. Varios solo pasaron rápido. Yo como buen Torrino me tome mi tiempo para comer, 10 minutos creo yo par además recargar batería del teléfono y sacarme la piedras que traía desde el km1. La verdad me hubiera quedado a comer más, pero faltaba el último tramo de la carrera.  ¿Cuánto falta?

Te falta rock

Con el ánimo por las nubes luego de comer algo me tocaba enfrentar el tramo más duro de la carrera, le puse play a esa enorme cuesta con la playlist rockera que había preparado y más motivado, le puse bueno y pasé la cuesta ac/dc, la cuesta maiden, la cuesta faith no more, la cuesta divididos, las cuestas rolling stones, la cuesta queen, la cuesta zz top, la cuesta zepellin, la cuesta doors, la cuesta who, una locura. Así empezaba ese terreno desconocido para mi que era correr mas de 45k. Me sentía como los viejos marinos que se embarcaban a lo desconocido con abismos, sirenas, dragones y crackens pero con buena música navegando en un mar de cuestas.

En el hermoso lago norsdendorjk me dieron los primeros calambres en las bajadas de la cuesta nirvana, pero como soy una máquina y sólo avanzo, soy una maquina y sólo avanzo, soy una máquina y sólo avanzo, soy una maquina y sólo avanzo…..se me pasaba el dolor al rato.

selfitis everywhere

selfitis everywhere

km50

Llegué a la partida de los 10k un poco afligido de las piernas pero con el espíritu intacto, ya me había comido el 2º gel de miel esta vez con cafeína. Una chica argentina me habló y me dijo ¡Dale que vas 10º! ¿En serio? – Y si – ¿De donde sos……..? Los últimos 10k fueron durísimos, cuesta mantener el ritmo con tantas subidas y bajadas, surfría más en la bajada, mucho dolor, mucho dolor, hora de usar otro mantra, el del tatuaje que me raya Damiánte en el brazo y que dice  DALE CON TODO !!!  lo rezo, lo repito y entonces en la cuesta Motorhead acelero en las subida para adelantar mas corredores no sabia si de 42 o de 60k, era justo la fuerza que necesitaba para enfrentar esta la última cuesta, los guanacos no paraban de mirar como porfin daba la vuelta y comenzaba sólo a bajr por los últimos 3km. No había tiempo para calambres, solo para bajar con breathe, la cuesta pink floyd. El rock había sonado.

km60 

Mountain beyond mountains

El oasis

El oasis

Sprawl Il de Aracde Fire, la canción amuleto, ideal para cumplir un sueño y llegar a la meta de los 60k. Mi papá y mi hermano esperaban con una bandera chilena justo a un costado, choqué sus manos y casi me caigo justo antes de cruzar la meta. Pero ya estaba hecho! había corrido mi 1er ultramaratón en las torres del paine. Nos abrazamos con mi padre y mi hermano en esos abrazos que quedan para siempre.

zafando de la caída y mi viejo atrás

zafando de la caída y mi viejo atrás

Gracias, gracias no se molesten

Final feilz

Pude completar mi primer ultramaratón

Llegué 7º en la general con 6:20:00 hrs.

3º en mi categoría -pumas 30 a 39 años-

Alcanzando el primer podio de mi vida como corredor.

BRONCE

Así tal cual

Así tal cual

Captura de pantalla 2015-10-06 a las 11.20.20

Dedicado a

mi hijo para que sepa que nada es imposible.

mi padre, mi ejemplo más grande y el artífice de este sueño.

mi hermano para que tenga fuerza en este difícil momento y siempre.

12122416_10206896545108683_3536652676231610659_n

 

Agradecimiento fotográfico:

Graciella Zanitti – TrailChile – SoloRunning – Patagonian International Marathon

 

Anuncios

Entrega de kits

En la bella y tranquila Puerto Natales se realizó la entrega de kits del Patagonian International Marathon. Espacio Ñandú fue el lugar escogido por los organizadores. Es básicamente para turistas, lleno de souvenirs, libros y artesanía local. En el segundo piso los muchachos de la organización entregaban el número y la polera oficial de la competencia, todo en un ambiente tan fluído y calmo como la misma ciudad. Después de comer en el restaurant de pizza y pastas la mesita larga todo parecía mejor, ya sólo había que desplazarse a las Torres del Paine a correr la carrera.

20150924_104840

20150924_104801

unnamed